El cobre salva vidas

El pasado 7 de Abril se celebró, como todos los años, el Día Mundial de la Salud.

Cada año, la Organización Mundial de la Salud elije un tema sanitario importante convocando a las comunidades de todo el mundo a fomentar medidas que mejoren la salud en ese sentido. En esta oportunidad, la campaña tuvo su foco en la “Resistencia Antimicrobiana”.

Como todos sabemos y ya comentamos en este blog, mucha gente muere a causa de infecciones intrahospitalarias. Cifras como éstas son cada vez más alarmantes:

  • Se producen 7.000.000 infecciones por año en todo el mundo.
  • El 51% de los pacientes en unidades de cuidados intensivos en todo el mundo tienen infecciones.
  • Las infecciones causan unas 100.000 muertes al año en EE.UU. y unas 37.000 en la Unión Europea.
  • Entre un 20 y 30% de las personas lleva el Staphylococcus aureus en forma permanente, sin siquiera saberlo.
  • El 80% de las enfermedades infecciosas se transmiten por el tacto.
  • Las personas solemos tocar hasta 300 superficies en 30 minutos.

¿Qué son los antimicrobianos?

Los antimicrobianos son medicamentos utilizados en el tratamiento de las infecciones, sean causadas por bacterias, hongos, parásitos o virus. Uno de los principales avances en la historia de la salud humana ha sido su descubrimiento, ya que han aliviado el sufrimiento y salvado miles de millones de vidas a lo largo de los últimos 70 años. Entre los antimicrobianos se encuentran los antibióticos, algunos agentes quimioterapéuticos, los antifúngicos, los antiparasitarios y los antivíricos.

¿Qué es la resistencia antimicrobiana?

La resistencia a los antimicrobianos (o farmacorresistencia) se produce cuando los microorganismos (sean bacterias, virus, hongos o parásitos) sufren cambios que hacen que los medicamentos utilizados para curar las infecciones dejen de ser eficaces. Los microorganismos resistentes a la mayoría de los antimicrobianos se conocen como ultrarresistentes. El fenómeno es muy preocupante porque las infecciones por microorganismos resistentes pueden causar la muerte del paciente, transmitirse a otras personas y generar grandes costos tanto para los pacientes como para la sociedad.

¿Cuándo deja de ser eficaz un antimicrobiano?

La resistencia a los antimicrobianos se ve facilitada por varios motivos, entre ellos:

  • el uso inadecuado de los medicamentos (cuando se toman dosis insuficientes o no se finalizan los tratamientos prescritos)
  • los medicamentos de mala calidad
  • las prescripciones erróneas
  • las deficiencias de la prevención y el control de las infecciones
  • la falta de empeño de los gobiernos en la lucha contra estos problemas
  • las deficiencias de la vigilancia
  • la reducción del arsenal de instrumentos diagnósticos, terapéuticos y preventivos

La mayoría de nosotros vivimos más y con menos enfermedades, en parte gracias a que disponemos de medicamentos antimicrobianos potentes y eficaces para tratar las enfermedades infecciosas. Mucha gente moría de enfermedades infecciosas hasta que se descubrieron los antimicrobianos en la década de los cuarenta del siglo pasado.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias?

Hoy no podemos imaginarnos un mundo sin antimicrobianos.

Sin embargo, estamos a punto de perder este precioso arsenal terapéutico. El uso y el abuso de los antimicrobianos en la medicina humana y la ganadería durante los últimos 70 años han incrementado el número y los tipos de microorganismos resistentes a estos medicamentos, con las consiguientes muertes, sufrimientos y discapacidades, además del aumento del costo de la atención sanitaria.

Si no se hace frente a este fenómeno se corre el riesgo de que muchas enfermedades infecciosas se vuelvan incontrolables y de que se pierdan los progresos realizados hacia la consecución en 2015 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio relacionados con la salud.

Además, el crecimiento del comercio y los viajes internacionales permite que los microorganismos resistentes se propaguen por todo el mundo en cuestión de horas.

¿Cuál es el rol del cobre dentro de esta problemática?

En medio de la preocupación mundial por la resistencia a los antimicrobianos, el cobre se presenta como un poderoso antimicrobial de superficies.

Es un antimicrobiano de gran poder, que de forma rápida y continua reduce el número de bacterias al contacto con su superficie. Se ha demostrado su efectividad en varias oportunidades, no sólo en laboratorios sino también en entornos clínicos muy concurridos como parte de un conjunto de procedimientos de control de infecciones.

Cambiar las superficies de contacto común en los hospitales por superficies con cobre, puede ayudar a romper la cadena de infección, dando lugar a un ambiente más higiénico y con un impacto sumamente más positivo en el bienestar de los pacientes.

Fuentes:

http://www.who.int/world-health-day/2011/world-health-day2011-brochure-es.pdf

http://www.antimicrobialtouchsurface.com/

http://www.infoalumbrera.com.ar/dia-mundial-de-la-salud-combaten-la-resistencia-a-los-antimicrobianos/

Esta entrada ha sido posteada a Martes, abril 19th, 2011 en 2:15 pm y archivado enUncategorized. Usted puede seguir este post por medio de RSS 2.0 feed. Usted puede dejar una respuesta, o trackback desde su propio sitio.

 

Dejar una respuesta

Usted debe estar logeado para ingresar un comentario.