Los beneficios del cobre

El cerebro, el corazón, los huesos, el metabolismo: todos ellos necesitan de una dosis diaria de  cobre para funcionar correctamente. En otras palabras, este mineral es uno de los tantos necesarios para mantener un organismo saludable.

En primer lugar, el cobre es un actor vital en la formación del cerebro, por lo que contribuye al desarrollo del mismo desde los períodos de gestación. Además, este mineral cumple una importante función en la producción de neurotransmisores, agentes encargados de transmitir información de neurona a neurona.

El cobre también es uno de los varios nutrientes que procuran el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. Entre otras tareas, ayuda a mantener la elasticidad en los vasos sanguíneos y facilitar el transporte de hierro a todo el organismo. Así es que resulta un fuerte aliado en la prevención de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión y sanguíneas como anemia.

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano, lo protege y también actúa como sistema de comunicación con el entorno. El cobre, al contribuir a la formación de colágeno, mejora la calidad de la piel y de otros tejidos del organismo. Aún más, gracias a sus propiedades longevas, el cobre también protege las células de todo el cuerpo de la destrucción por oxidación.

El mineral rojizo también es un factor esencial para el crecimiento y correcto desarrollo de los huesos. Incluso es necesario para combatir, en posteriores etapas de la vida, la fragilidad ósea y enfermedades degenerativas como la osteoporosis.

Por ende, el cobre es un mineral cuya utilidad excede a las grandes y pequeñas construcciones y el progreso tecnológico. En las fuentes de alimentación cotidiana representa un nutriente con importantes beneficios para nuestro correcto desarrollo físico, inmunológico y nervioso.

Fuente: “Copper: Human Health«.

El mineral de Atacama

La atacamita es un mineral de color verde con agregados cristalinos y una larga historia que hoy lo lleva a cumplir una importante función en ciertas regiones para el hallazgo del cobre.

Descubierto por primera vez en 1801 al norte de Chile, el Dr.Gallizen nombró al mineral en referencia a la zona del acierto, el desierto de Atacama. En sus comienzos se comercializó debido a sus propiedades absorbentes, pero ahora se lo considera únicamente como una mena secundaria de cobre.

Sus principales yacimientos se encuentran hoy en Australia, seguidos por Chile, Perú, Estados Unidos e Italia.

Así la atacamita hoy se la considera como un mineral prácticamente asociado al cobre en varias regiones del mundo. Es por medio de la minería responsable llevada a cabo con respeto por las normas internacionales y el entorno ambiental que la minerales como este y tantos otros llegan a manos del hombre todos los días.

Fuentes: “Ficha mineralogía: Atacamita” y “Atacamita”.

Protección del cobre

En el verano, los fines de semana o vacaciones, dejar la casa cerrada y sin nadie suele generar intranquilidad a las personas. Por eso, cada vez son más populares los hogares con sistemas domóticos, mejor conocidos como “casas inteligentes”.

En líneas generales, esta tecnología simula la presencia de personas en diferentes habitaciones, de manera que transeúntes u oportunistas asuman que la casa no está sola.

El sistema puede programarse para diferentes horarios y días y utilizar diferentes artefactos de la casa de manera que se asemeje a las acciones que suele realizar el propietario. Por ejemplo, un sábado por la noche se prenden las luces de la habitación, seguidas de las del pasillo hasta la sala de estar, donde se enciende la televisión y se entreabren las ventanas.

Las posibilidades para programar el sistema son casi infinitas, y su precisión se logra gracias al cobre, el cual actúa como soporte de transmisión de las señales eléctricas que procesa.

Es gracias a la actividad, minera realizada en consonancia con las normas internacionales y el cuidado del medioambiente, el cobre contribuye a la seguridad y tranquilidad de las personas hasta en sus propias casas.

Fuente: “Haz que tu hogar parezca ocupado cuando estás fuera de casa

Cocina gourmet y mineral

Desde los más reconocidos restaurantes de París hasta en los pequeños departamentos de jóvenes, cada día se reconoce más la importancia de un buen espacio a la hora de preparar los alimentos. Los minerales en la cocina aportan grandes beneficios.

La mesada es un elemento sustancial y el mármol, el granito  y el cuarzo han sido por varios años los materiales preferidos para construirla. Estos, obtenidos mediante la actividad minera, se caracterizan por ser frescos, duraderos y resistir altas temperaturas. En cocinas profesionales o en construcciones modernas, la opción indiscutida es la mesada de acero inoxidable. Estas no solo son altamente resistentes al calor, sino que además aseguran la mayor higiene entre todos los materiales posibles ya que son fáciles de limpiar y son esencialmente invulnerables a las bacterias.

Existen utensilios y artefactos de todo tipo de materiales para acomodarse al gusto de cada persona y hacer de la cocina una experiencia amena y divertida. Muchos eligen desde licuadoras y batidoras hasta pinzas y cucharas fabricadas con hierro, aluminio, cobre o acero.

La grifería también debe asegurar higiene y calidad sin importar la experiencia y la cocina, y esta suele estar hecha de minerales como el acero y el bronce.

La minería en cumplimiento con las normas internacionales y en respeto con el medioambiente aporta a la actividad gastronómica y a la cocina cotidiana de materiales seguros, higiénicos y de gran calidad y diseño.

Fuentes: “Minería Argentina. Todas las respuestas”