Plata que cuida la piel

La plata es uno de los siete metales conocidos desde la antigüedad y tanto sus propiedades especiales como su escasez en el mundo hacen que este sea especialmente apreciado entre otros. Sin embargo, la plata tiene aún más propiedades de las que se le suele atribuir, por ejemplo, posee un intenso efecto cicatrizante.

Desde tiempos remotos la plata ha estado relacionada con el mejoramiento de las heridas cutáneas. Hipócrates, el padre de la medicina, ya describía la plata como un componente útil en la cicatrización. Sus propiedades generan una matriz lípido-coloidal en quemaduras o rozaduras, acelerando la reconstrucción de la piel y los tejidos dañados.

En la actualidad, la plata se usa principalmente en su estado coloidal, es decir, como una solución en la que partículas de plata se hallan dispersas en agua. En este estado, este metal puede ser útil también en forma oral para evitar enfermedades infecciosas como gripes, parásitos u otras dolencias digestivas.

Tanto en homeopatía como en alopatía la plata se utiliza frecuentemente como alternativa natural. En junio de 2013 se ha publicado un estudio que ha demostrado en ratones su utilidad terapéutica como antibiótico. «Nuestro trabajo es el primero que descifra los mecanismos por los que la plata mata a los microorganismos. La plata es como un caballo de Troya que abre las puertas celulares a los antibióticos», dice el Dr. José Rubén Morones-Ramírez, investigador de la Universidad Autónoma de Nuevo León (México) y coautor del estudio. El Dr. Morones-Ramírez se encuentra actualmente en el Instituto Médico Howard Hughes, de la Universidad de Boston, en Estados Unidos.

Es así que, gracias a la actividad minera responsable y llevada a cabo en bajo normas internacionales, el mundo es provisto de plata, un metal cuyas propiedades llegan hasta la salud.

 

Fuente: Nueva Minería y Energía

El oro contra el cáncer

Los avances y descubrimientos ciéntificos son cada vez más soprendentes.

En los últimos años, se han depositado grandes esfuerzos en el área de la medicina, especialmente en la búsqueda de tratamientos y nuevas terapias en la lucha contra el cáncer. Y estos no fueron en vano: uno de los grandes hallazgos se encuentra en las propiedades del oro aplicadas a los tumores malignos.

Basados en una innovadora tecnología de la nanoingeniería, los expertos lograron una aleación de oro y el medicamento cisplatino, el cual se utiliza para el tratamiento de pacientes con cáncer. Esta aleación se aplica en la zona afectada por la enfermedad y después los tejidos afectados se someten a radiación.

Como resultado, el oro exhala un electrón que destruye el ADN protector de las células malignas, destruyendo las células afectadas. “El oro es un elemento sumamente importante, ya que es neutral para el organismo y al mismo tiempo se somete fácilmente a un impacto a nanonivel”, detallan los investigadores de la Universidad de Cambridge.

Se espera seguir desarrollando el tratamiento a lo largo de los próximos años, para así poder aplicarla a nivel masivo en toda la población mundial.

El oro, a pesar de su popularidad, sigue siendo un metal escaso, por lo que es necesaria la actividad minera responsable y realizada de acuerdo a normas internacionales para acceder a él y proveer a la comunidad científica de esta importante herramienta.

Fuente: Nueva Minería

El cobre nutre

El cobre funciones vitales, incluso para aquellas comunidades aisladas de tecnologías o construcciones modernas. Más allá de la religión, cultura, edad o hábitos, todo individuo necesita del cobre para alcanzar un estilo de vida saludable y cuidar de su organismo.

Desde las primeras horas de vida, los recién nacidos ingieren la cantidad necesaria de cobre para comenzar su desarrollo en el mundo, y a este lo consiguen por medio de la leche materna de sus madres. Hasta el año, la Organización Mundial de la Salud recomienda que los bebés consuman en su dieta diaria unos 50 microgramos de cobre.

En los adultos, una dieta diversa y balanceada garantiza la ingesta necesaria del mineral en cuestión. El cobre está presente en alimentos de todos los niveles de la pirámide, desde vegetales y legumbres como el poroto hasta pescados, carnes y otros alimentos de origen animal como las ostras, las carnes, el huevo y los productos lácteos. El agua también es una rica fuente de cobre para el hombre, por lo que es importante incluir en los hábitos diarios una gran cantidad de líquido.

La fruta es otro gran dotador de cobre para el organismo, así como las semillas, entre las que se destaca la nuez, con un aporte de 1.77 microgramos. También el chocolate, considerado un manjar en la mayoría de las culturas occidentales desde hace cientos de años, es una rica fuente de cobre sin lugar a dudas.

Es así que este mineral no solo está presente en el día a día como parte de construcciones, tecnologías, herramientas o decoraciones, sino que, en cantidades acordes a los organismos y por medio de alimentos saludables, el cobre es un elemento esencial para el funcionamiento de todo ser humano en todas sus etapas de desarrollo y crecimiento.

El cobre, un mineral eficiente

Uno de los mayores debates del siglo XXI a nivel mundial se centra en el consumo de energía. Tanto en la esfera doméstica como la industrial, se ha establecido que los individuos deben reducir las emisiones de CO2 y hacer un uso más consciente de la electricidad para poder convivir en un mundo más sustentable y en armonía con el medioambiente. Al igual que otros minerales, el cobre ha demostrado ser una excelente vía de cambio y progreso.

Este mineral es un componente esencial en productos y sistemas eléctricos, desde alambres, cables y motores hasta generadores, transformadores y equipos de protección. En otras palabras, el cobre se utiliza en casi todas las aplicaciones de conducción de energía eléctrica ya que su adopción permite que los equipos sean más eficientes: ejecutan el mismo trabajo y consumen menores cantidades de energía.

El hilo de cobre esmaltado, por ejemplo, suele emplearse en las bobinas de motores eléctricos y transformadores de grandes generadores, los cuales tienen muy diversas aplicaciones, ya sea en subestaciones de energía, refrigeradores domésticos u aires acondicionados. Los motores representan una gran fuente consumidora de energía y, según la Agencia Internacional de Energía, son los responsables de un 40% del gasto mundial de energía. Resulta menester entonces emplear motores lo más eficiente posibles y hasta el momento, los motores con piezas de cobre son la mejor opción.

Otro gran beneficio de estos productos es que los rotores de cobre utilizados en el motor posibilitan el trabajo a bajas temperaturas, lo que reduce los costos de mantenimiento y aumenta su vida útil.

Si todos los países adoptasen buenas prácticas de sistemas electromotrices, en 2030 podría lograrse una reducción del 10% del consumo mundial de electricidad. Mejor todavía, el beneficio se extendería al medioambiente con una importante disminución en la emisión de CO2 de hasta 1.8 millones de toneladas.

Sin duda alguna, la actividad minera realizada en acuerdo con normas internacionales y en cuidado del medioambiente, genera un aporte indispensable de cobre, el cual ayuda a construir una plataforma de energía más sustentable necesaria para el crecimiento económico y el desarrollo social del futuro.

Fuente: “Copper: Energy Efficiency”.