El arte del cobre

Sin duda alguna, escuchar una orquesta de 80 músicos en vivo es para muchos uno de los grandes placeres de todos los tiempos. Como en tantas otras piezas artísticas, allí también suele intervenir el cobre formando parte de los instrumentos que darán vida a las partituras.

Tanto las características estéticas como sus aleaciones han inspirado la creatividad de diversos profesionales como joyeros, arquitectos, luthiers y escultores.

En la música, diferentes variedades se utilizan para fabricar instrumentos ya que la maleabilidad del cobre facilita el proceso, especialmente en el caso de instrumentos de viento y percusión. Las aleaciones más utilizadas en la música son el bronce y el latón. Estos materiales forman parte de saxofones, cuerdas de guitarras, pianos y platillos, entre tantos otros.

Además de garantizar durabilidad, el latón y el bronce ofrecen una gran resonancia musical e incluso, gracias a sus propiedades antimicrobianas, evitan la acumulación de microorganismos poco saludables en la superficie de los instrumentos, lo cual es una ventaja especialmente para músicos como saxofonistas, trompetistas y trombonistas.

Y la ampliación de estos sonidos también es posible gracias al cobre: se utiliza este mineral en equipos y parlantes sofisticados para la conexión de componentes eléctricos así como también en los cables y las bobinas de los altavoces.

La actividad minera, llevada a cabo en consonancia con los códigos internacionales y responsablemente, provee al hombre de mineral que participa del desarrollo artístico y creativo de la sociedad.

Fuente: “Cobre: ¡presente en el arte y en la vida!”, Infografía, International Copper Association Latin America

Baritina en el arte y la salud

La baritina es un mineral de color blanco lechoso de un aspecto similar al cuarzo y puede encontrarse en diversas regiones del mundo, desde España y República Checa hasta Estados Unidos y Argentina. Pero lo más importante es que se trata de un mineral de utilidad muy variada, desde la fotografía hasta la radiología.

La baritina, mejor conocida en la forma de óxido de bario, se emplea en la fabricación de neumáticos y otros tipos de gomas, siendo un componente esencial de los autos, bicicletas y otros vehículos.

Como tantos otros minerales, la baritina también forma parte de casi todo tipo de construcciones ya que se recurre a ella para dar carga suavidad y brillo a las pinturas, para fabricar pantallas y bulbos de lámparas e incluso para realizar cristalería y cerámica fina.

La baritina también se encuentra presente en el arte: su alto peso específico es una gran ventaja a la hora de producir papeles especiales para ilustración y fotografía.

A su vez, este mineral se aprovecha en la salud en la elaboración del «milk shake», un batido pesado con gusto a frutilla que se usa para beberlo y contrastarlo en los rayos X para estudiar problemas gastrointestinales.

Una vez más, la actividad minera realizada con respeto al medioambiente y bajo cánones internacionales, aporta un mineral cuyo peso perfecciona materiales necesarios en áreas y profesiones muy variadas.

Fuente: “Baritina, un mineral con futuro”

Una basílica renovada con minerales

La Basílica de Nuestra Señora de Luján es una es las tantas estructuras que resaltan en la Argentina, no solo por su original estilo neogótico, sino también por considerarse el santuario nacional del país.

En 2003 comenzaron las obras de restauración de la emblemática basílica ubicada en la ciudad de La Plata, y para reparar algunas de sus más icónicas icónicas partes, se necesitaron de ciertos minerales.

Desde el año 2005, sobre ambas torres se volvieron a erigir las cruces, sobre las agujas de cobre, las cuales llevan diferentes imágenes: la de la torre este de la basílica exhibe en el centro una imagen de la Virgen, mientras que la cruz del lado oeste tiene en el centro la letra eme, símbolo de María, Virgen.

Las cruces, elaboradas en los astilleros Río Santiago, pesan una tonelada y media, miden ocho metros de alto por cuatro de ancho y fueron realizadas con hierro, cobre y dorado.

En la segunda etapa, continuó la restauración del exterior con las fachadas laterales, la torre crucero y la aguja de cobre-linterna, la cual se ve desde el frente, justo en medio de las dos torres principales. Esta se alza sobre el presbiterio, el centro de la básilica en donde se unen el altar mayor, los cruceros y las naves.

Estas son solo algunas de las reformas de la Basílica de Nuestra Señora de Luján, cuyos materiales fueron obtendidos gracias a la actividad minera responsable y realizada bajo normas internacionales.

Fuente: Avanza la etapa final de la restauración de la basílica de Luján.