Titanio en los huesos, el corazón y los oídos

Es absolutamente inerte en el cuerpo humano, inmune a ataques de fluidos corporales, compatible con el crecimiento óseo, además de ser fuerte y flexible. Por esto, el titanio es uno de los materiales biocompatibles que se ha vuelto indispensable en el mundo de la medicina.

El titanio comenzó a utilizarse en cirugías en la década de los años 50 e incluso una década antes en el rubro de la odontología. En la actualidad, el metal es extensiva y rutinariamente aceptado por profesionales médicos como la mejor opción para prótesis, fijaciones internas, dispositivos intracorporales e instrumentación.

El titanio ha probado ser completamente resistente a las diferentes situaciones del cuerpo humano, ya sea fatiga, estrés o condiciones en las que se forman grietas. Esto se debe a su capa o película protectora de óxido, la cual se forma naturalmente ante la presencia de cualquier rastro de oxígeno.

Además, este mineral tiene la propiedad de unirse al hueso y tejidos vivos. Al no necesitar de adherentes, las prótesis de titanio poseen una duración mayor al resto, y para romper estas uniones se necesita de mucha fuerza.

Por otra parte, el titanio es significativamente más ligero que el acero inoxidable, y aún así posee el doble de resistencia y es un 25% más flexible.

Este metal también tiene la ventaja de ser fácil de manipular y, al no ser susceptible a interferencias externas, se lo considera no-magnético y no causa problemas con detectores de metales.

Las prótesis de titanio más conocidas son las que reemplazan huesos o una parte de ellos. Sin embargo, este mineral también se utiliza para fabricar audífonos internos, válvulas coronarias, marcapasos, puertos de acceso vascular e implantes dentales, entre otros.

No cabe duda alguna que este mineral ha mejorado la calidad de vida de innumerables personas en diversos lugares del mundo, y se encuentra al servicio de la medicina y la investigación gracias a la actividad minera realizada con respecto por el medioambiente y de acuerdo a normas internacionales.

Fuente: International Titanium Association

El hierro debajo de las grandes ciudades

Desde los comienzos de las aglomeraciones, el hombre ha necesitado resolver la cuestión de las aguas negras para evitar enfermedades, pestes o simple suciedad. Gracias al hierro galvanizado, las grandes ciudades poseen amplias redes de cloacas que aseguran una higiénica calidad de vida para sus habitantes.

El hierro galvanizado no es más que el mismo mineral recubierto con una capa de zinc para ayudar a resistir la corrosión del metal. Cuando el metal va a ser utilizado en un entorno donde es probable que se corroa, a menudo se galvaniza para que sea capaz de soportar las condiciones del entorno.

Con este material se construyen tuberías herméticas para evitar filtraciones e impedir el ingreso del agua de lluvia, las infiltraciones del terreno circundante o la introducción de raíces.

Asimismo, estas deben ser extremadamente lisas a fin de que no se produzcan obstrucciones por acumulamiento de desechos. Con ese objetivo, también se construyen con una leve pendiente que permite el correcto flujo de aguas negras.

Gracias a la minería responsable y llevada a cabo según las normas internacionales, es posible para el hombre habitar grandes urbes libres de desechos, olores y enfermedades.

Fuente: Arkiplus

México y Perú: primeros pasos del cobre en la salud

Quedará un largo camino por recorrer, pero el cobre ya se introdujo en el área de la salud en nuevas regiones en Latinoamérica. Establecimientos tanto de México como de Perú han seguido los pasos de hospitales europeos, chilenos y norteamericanos, y ya puede observarse en ellos el famoso mineral de propiedades antimicrobianas.

El Instituto Mexicano del Seguro Social, mejor conocido como el IMSS, es la institución más prestigiosa del País en el ámbito de la atención a la salud y la protección social. Desde su fundación en 1943, la organización ofrece asistencia sanitaria a las entidades no gubernamentales de los trabajadores que llegan hoy al 44,5% de los mexicanos. Para perfeccionar sus establecimientos, el IMSS eligió nuevos productos de cobre para reemplazar las antiguas barandillas de cama, polos IV de goteo, carros y encimeras.

La Orden Hospitalaria San Juan de Dios es una institución religiosa de confesionalidad católica y sin ánimo de lucro que promueve la ayuda a necesitados y enfermos en los ámbitos social y sanitario en 53 países y en cinco continentes. En el Hospital San Juan de Dios, ubicado en la región de Arequipa en Perú, se han instalado nuevos pasamanos, mesas de alimentación y polos IV de goteo, todo hechos de cobre antimicrobiano.

Pedro Alcázar, Director Médico de San Juan de Dios explicó: “La eficiencia de artículos de cobre demostrada en estudios realizados en los EE.UU. y en todo el mundo son muy positivas y estamos muy satisfechos por ser la primera unidad en el Perú en proteger la salud de nuestros pacientes con cobre antimicrobiano. Es una medida adicional para prevenir las infecciones. El cobre es un antimicrobiano potente con eficacia rápida, de amplio espectro contra bacterias y virus, incluyendo MRSA y norovirus”.
Cada vez son más las organizaciones de la salud que eligen aprovechar los beneficios del cobre para resguardar la seguridad de los profesionales y sus pacientes. El mineral llega a sus establecimientos gracias a la minería responsable, realizada con el mayor respeto con el medioambiente y en consonancia con acuerdos internacionales.

Fuente: Consejo Minero