Cobre: Invertir en el futuro del planeta

El cambio climático es real. La pregunta es cómo encontramos materiales súper eficientes que nos ayudan a consumir menos electricidad.

El cobre es uno de esos materiales.

El cobre es fundamental para el desarrollo sostenible, gracias a sus propiedades fundamentales.

El cobre es el mejor conductor no precioso de calor y electricidad, por lo que las cosas que contienen cobre tienden a funcionar de manera más eficiente.

Necesitamos invertir en electrodomésticos y tecnologías eficientes, y los materiales que los hacen más eficientes. El cobre tiene un importante rol a desempeñar.

Si todos los países del mundo establecen estándares mínimos de rendimiento energético, podríamos reducir hasta 1,25 Giga toneladas de CO2 por año, lo que equivale a 500 millones de automóviles de pasajeros retirados de los caminos. La mitad de los autos del mundo.

La eficiencia energética es la forma más económica y rápida para que comencemos a abordar el cambio climático y reducir las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero).

Al mismo tiempo, implica por un lado, ahorrar dinero como consecuencia del costo de energía evitado, y por el otro, ayuda a crear trabajo genuino y a facilitar el autoabastecimiento energético.

Hoy la población mundial es de 7300 millones. La ONU estima que para el 2030 será de 8500 millones.

¿Dispondrá el mundo de la electricidad necesaria para brindar esos servicios?

Todos tenemos un papel que jugar.

La eficiencia energética es necesaria.

El cobre ayuda a que el mundo sea más sostenible.

Fuentes: Copper Alliance y Sustainable Copper.

El Cobre y el mundo moderno

Los seres humanos hemos estado utilizando cobre durante más de 5000 años, y hoy lo hacemos de maneras nuevas y excitantes.

 

Vehículos eléctricos EV’s.
La eficiencia es una parte muy importante de lo que se necesita para fabricar un gran motor eléctrico, y el primer lugar en el que hacemos un motor más eficiente es usando más cobre. A medida que usamos más cobre, significa un costo de energía más bajo durante el ciclo de vida del motor.

 

Medicina.
A nivel mundial, sabemos que más de 1000 personas morirán cada día por una infección hospitalaria.
Colocar estratégicamente cobre en áreas críticas alrededor de los pacientes, reduce la concentración de bacterias en un 99,9%, por ser el cobre antimicrobiano, y las tasas de infección caen en picada.

 

Medio Ambiente.
El cambio climático es real. No hay dudas al respecto. La única pregunta es cuál es el camino más prometedor para hacer algo al respecto, y la respuesta es la eficiencia energética. El cobre hace que los productos sean más eficientes. El cobre ayuda a que nuestro mundo sea más sostenible.

 

Energía.
Es absolutamente vital que la tecnología de energía renovable se desempeñe al más alto nivel posible y al menor costo. El cobre es esencial para el futuro de la energía renovable, porque el cobre es uno de los conductores termoeléctricos más eficientes que existen, y es una parte vital de nuestro futuro en energía renovable. El cobre hace que la energía renovable funcione mejor.

 

Construcción.
La demanda de energía está creciendo, especialmente en el mundo en desarrollo, donde la mitad de los edificios aún no se han construido. Los edificios consumen alrededor del 40% del consumo de energía primaria en todo el mundo. Mientras más cobre se use en un edificio, más energéticamente eficiente es. El cobre hace más con menos energía.

 

El cobre hace que el mundo funcione mejor.

Fuentes:
Copper Alliance
Sustainable Copper