I+D: Cobre, un aliado contra el coronavirus

Muchos estudios avalan las propiedades del cobre en el campo de la salud humana, incluso frente al nuevo virus Cov-2, causante de la enfermedad Covid-19, respecto del cual hallazgos recientes apuntan a una fuerte caída de su presencia en contacto con el metal rojo.

Entre las sobresalientes propiedades del cobre, hay una en especial que lo hace un elemento único y extremadamente relevante para la actualidad, y que puede explotarse en búsqueda del bienestar de la salud de los chilenos y la humanidad para fines preventivos. El metal rojo se caracteriza por ser un excelente agente antiviral y antimicrobiano con capacidades autosanitizantes permanentes en el tiempo. En consideración a lo anterior, y luego de un trabajo conjunto de varios años de la industria del cobre, a mediados de la década pasada, la EPA (agencia sanitaria de EE.UU.) registró al cobre como único metal con propiedades antimicrobianas.

A lo largo de la historia de la humanidad, el cobre ha sido usado para tratar diferentes enfermedades y para purificar el agua, entre muchas otras funciones sanitizantes. Diversas civilizaciones distantes en el tiempo y geografía, como los incas, griegos, fenicios, egipcios, hindúes, aztecas, mayas, chinos y celtas, entre otras, aprovecharon las propiedades del cobre como elemento antibacteriano, antiviral y antifúngico, lo que permitió el desarrollo de un amplio espectro de usos en el campo de la salud humana.

Muchos estudios han avalado las propiedades del cobre en este ámbito por largo tiempo, siendo el más reciente el del New England Journal of Medicine, donde científicos demostraron la efectividad del cobre para el control del coronavirus con una fuerte caída del virus en contacto con la superficie de cobre durante la primera hora, y una nula concentración detectable del virus Cov-2 después de cuatro horas. Es por ello que expertos infectólogos recomiendan que superficies expuestas al público, como mesas y pasamanos estén cubiertas con cobre.

Sin embargo, las superficies de contacto que tradicionalmente se utilizan en hospitales, transporte público o manejo de alimentos, son de acero inoxidable, polímeros o telas tradicionales. El estudio del New England Journal of Medicine señaló que en el caso del acero inoxidable el virus Cov-2 se demora más de dos días en desaparecer y en los elementos poliméricos supera los tres días.

Fuente: www.vvmm.cl