La minería y la economía circular

Destacado

El enfoque de las empresas en relación al cuidado del ambiente se renueva. Cada día son más las empresas que hacen de la gestión ambiental un componente básico de su gestión productiva.

Una de las acciones más comunes que incorporan a su gestión es el reciclaje, proceso que se combina con el cuidado del medio ambiente y la reducción de costos.

A la hora de promover el reciclaje, la reducción de costos productivos es un criterio clave.

Una economía lineal tradicional se centra en tomar materias primas, fabricar productos, utilizarlos y luego desecharlos al final de su vida útil. Sin embargo, la economía circular se centra en tomar los productos al final de su vida útil y darles una segunda o tercera vida útil, o reciclarlos para obtener materias primas y volver a fabricar productos.

Glencore ha contribuido a impulsar la economía circular en el sector de recursos durante más de 70 años, y es líder del mercado en el reciclaje de cobre y metales preciosos, habiendo reciclado más de un millón de toneladas de chatarra electrónica desde la década de 1990.

Mientras más desarrollada esté una economía, más cobre consume. Por lo tanto, como el cobre es de alta durabilidad, la necesidad de más metal crece más rápidamente que la oferta de residuos.

Los yacimientos minerales se pueden agotar, la materia prima no es infinita, pero gracias al reciclaje la mayoría de los metales se reciclan en un alto porcentaje.

Pero también, otro criterio básico es el ambiental. El reciclaje no sólo ayuda a conservar la materia prima y reducir los desechos, sino que ahorra hasta un 75% de la energía utilizada en la producción primaria de cobre.

El uso de energías renovables en procesos productivos ayuda a combatir el calentamiento global, ya que reducen las emisiones de CO2.

Por ejemplo, en Minera Alumbrera hemos modificado la matriz energética para reducir la huella de carbono comenzando a utilizar, en este caso, energía eólica. Esto nos permite abastecernos de casi el 50% de nuestro consumo con energía limpia.

El cobre está presente en distintos equipos utilizados en instalaciones de generación de energía limpia. Por ejemplo, la operación de una turbina eólica requiere de 5 a 12 Tn. de cobre.

Otras fuentes de energías sustentables que requieren cobre son:

– Fotovoltaica: transformación de luz solar en electricidad.

– Hidráulica: usinas hidroeléctricas.

– Biomasa: quema de bagazo, por ejemplo.

El cobre es uno de los pocos materiales que puede reciclarse y reutilizarse sin la más mínima pérdida de desempeño. Por ende, la calidad o cantidad de metal será la misma una y otra vez, sin importar cuantas veces pase el cobre por un proceso de reciclado.

Así, gracias a la minería realizada bajo normas internacionales y con el mayor respeto por el medioambiente, el hombre tiene a su disposición un metal que genera sustentabilidad y favorece el cambio global ecológico

Chilenos impulsan máscara reutilizable con cobre para enfrentar coronavirus

Una empresa chilena está promoviendo una máscara reutilizable con cobre que se puede fabricar en impresoras 3D, para paliar el déficit de estos dispositivos en medio de la emergencia sanitaria por la propagación del coronavirus.

Ante la escasez de mascarillas a nivel mundial, la empresa Copper3D pensó en usar materiales testeados en virus como el VIH para generar un dispositivo antimicrobial, que además evita las toneladas de desechos de los materiales descartables.

El cobre es conocido por sus propiedades antimicrobianas e incluso desde hace una década la gigante estatal chilena Codelco, mayor productora mundial de cobre, ha fomentado iniciativas para desarrollar nuevos usos del metal.

La pandemia del altamente contagioso coronavirus suma más de 850.000 personas infectadas en todo el mundo y unos 40.000 fallecidos.

Los planos de la NanoHack 2.0, una versión más hermética del dispositivo y que tarda más de cinco horas en imprimirse, se descargan libremente del sitio de internet de la compañía, que fabrica los materiales antimicrobiales.

Incluso el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) aprobó subir el modelo a su página desde donde también puede ser descargado.

«Postulamos este diseño como una alternativa a la escasez (…) Es una validación muy buena para nosotros que una institución como el NIH, que es la que está justamente haciendo este trabajo de supervigilar lo que se está haciendo, aprobara el diseño», dijo Daniel Martínez, director de innovación de Copper3D.

La empresa afirmó haber tenido más de cinco millones de descargas del modelo inicial.

Las impresoras 3D, que generan productos fusionando materiales desde un modelo de computadora y se usan en campos que van desde medicina hasta moda, están siendo empleadas para respaldar la escasez de diversos materiales en la atención de la crisis sanitaria.

La máscara se puede lavar y desinfectar de acuerdo a los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a excepción del uso de calor, que puede alterar los polímeros.

Martínez comentó que los materiales para la fabricación se pueden encontrar en varios proveedores en el mundo, incluyendo Amazon.

«Ha tenido muchísima demanda este material en las últimas dos semanas, tuvimos un quiebre de stock, lo fabricamos en Holanda y Estados Unidos, pero en los próximos días debiera haber stock», apuntó.

Fuente: www.infobae.com

El cobre y energía para un mundo sustentable.

El cobre es un gran aliado en la reducción de consumo de energía. Es de suma importancia ya que se utiliza en casi todas las aplicaciones de conducción de energía eléctrica.
Es un componente esencial en productos y sistemas eléctricos, desde alambres, cables, motores y hasta generadores, transformadores y equipos de protección.

La excelente capacidad del cobre en transportar corriente eléctrica ayuda a reducir el consumo de energía, mejorando el rendimiento de los equipamientos y reduciendo las emisiones de CO2 al medio ambiente.

El uso racional de la electricidad es fundamental para reducir el impacto en el medio ambiente y los costos de producción.

El cobre tiene la mayor conductividad de todos los metales y juega un papel importante en el desarrollo de aplicaciones eléctricas y electrónicas. Es el mejor conductor de electricidad y calor.
Sus propiedades únicas hacen que las instalaciones sean más seguras, eficientes y duraderas.

El cobre se utiliza en las redes de alta, media y baja tensión. También es esencial en motores y transformadores eficientes y se utiliza en una variedad de aplicaciones en las industrias de fabricación, todas las formas de transporte y en el hogar.

El cobre juega un papel importante en el sistema de energías renovables.

El bajo impacto ambiental y sus excelentes propiedades eléctricas y térmicas cumplen perfectamente con las necesidades de energía limpia.

  • Las principales fuentes de energía que requieren cobre son:
  • Eólica (acción del viento);
  • Fotovoltaica (energía solar);
  • Hidráulica (usinas hidroeléctricas); y
  • Biomasa (uso de materia orgánica como fuente de energía).

El cobre está presente en distintos equipos utilizados en instalaciones de generación eléctrica limpia, con los sistemas de puesta a tierra, equipo de protección, cables, motores, generadores, transformadores, componentes eléctricos y electrónicos.

La operación de una turbina eólica de 2MW requiere de 5 a 12 toneladas de cobre.

La energía fotovoltaica es el resultado de la luz solar en electricidad.

En la generación de energía fotovoltaica, una instalación domestica de 2.5kW puede consumir hasta 12 kg de cobre.

Las energías renovables como la eólica y la solar, ayudan a combatir el calentamiento global, ya que reducen la emisión de GEI gases de efecto invernadero.

Las fuentes renovables de energía pueden suministrar la mitad de la demanda mundial de energía en 2050.

En 2016, la energía renovable representó un 18,2% del consumo global de energía.

En 2017 las fuentes de energía limpia recibieron inversiones por USD 280 mil millones de dólares.

El cobre es vital para que los sistemas de energía renovable generen y transmitan la electricidad con la máxima eficiencia y mínimo impacto.

Fuentes: International Copper Association Latin AmericaREN21.

Usos del Cobre

El cobre es un metal presente en la vida cotidiana.

Se encuentra en los automóviles, teléfonos, computadoras, en el transporte, los hogares y hasta en nuestro organismo de manera natural.

Nacemos con reservas de cobre suficientes para sustentar el crecimiento y desarrollo de nuestro cuerpo los primeros meses de vida.

Los humanos necesitamos alimentos y refugio, y la minería ha estado presente desde siempre para poder proveernos de las herramientas y materiales para asegurarlos.

Es un material 100% reciclable.

El cobre está presente en casi todo lo que se hace y se logra.

Gracias a su creciente aplicación en tecnologías ecológicas y como agente antimicrobiano, además de su capacidad para ser reciclado, el cobre desempeña un papel relevante para la creación de un futuro sostenible.

 

Sus propiedades:

  • Conductor de la electricidad y el calor
  • Resistente
  • No magnético
  • Antibacteriano
  • Reciclable
  • Dúctil
  • Resistente a la corrosión
  • No requiere mantenimiento

Curiosidades:

  • Un transbordador espacial utiliza 4,5 toneladas de cobre.
  • Un automóvil tiene entre 15 y 28 kg de cobre.
  • Acerca del 2% del peso total de un avión Boeing es de cobre.
  • Un tren de alta velocidad tiene cerca de 20 toneladas de componentes de cobre.

Cobre: la solución de infraestructura resiliente

El cobre es un material duradero y sostenible con una vida útil de más de 50 años. Jugará un papel crucial en la provisión de la infraestructura resiliente necesaria para las futuras generaciones.

Edificios verdes y saludables.
Los edificios deberían estar diseñados para ser eficientes en el consumo de energía, respetuosos con el medio ambiente y proporcionar un entorno saludable y seguro para las personas que trabajan en ellos. Hay 128 usos posibles para el cobre en la construcción de edificios verdes y saludables, incluido el cableado, la plomería, la iluminación y el techo.

Transporte de vanguardia.
El cobre es un componente clave en los modos de transporte nuevos y energéticamente eficientes, como los vehículos eléctricos (VE).
La construcción de una red de autopistas con estaciones de carga de EV y otras infraestructuras traerá el sistema de transporte hacia el futuro.

Una red inteligente y segura.
Una red eléctrica inteligente y segura mantiene a los países a salvo de desastres naturales o ataques provocados por el hombre. Debe estar respaldado por productos sostenibles, a largo plazo y sostenibles, como el cobre.

Infraestructura de agua duradera
El cobre es un héroe olvidado cuando se trata de reemplazar las tuberías de agua anticuadas e inseguras.

La civilización y el cobre.

Mires donde mires, encontrarás cobre en alguna de sus formas.

El cobre fue uno de los primeros minerales en ser utilizado por el ser hombre, ya que puede encontrarse en la naturaleza en estado «nativo», es decir, sin combinar con otros elementos.

El uso del cobre se remonta a los orígenes de la civilización hace unos 10.000 años.

Desde que el ser humano lo descubrió, dejó de depender de herramientas de piedra y comenzó a usar el cobre disponible en la naturaleza. Aprendió a usarlo para su beneficio, ya que esra manipulable, dúctil y con una resistencia desconocida.

Desde entonces, nunca se alejó de nuestras vidas y ha tenido usos muy diferentes a lo largo de los siglos.

El cobre se caracteriza por tener puntos de ebullición y fusión elevados y por ser un buen conductor de calor y electricidad.

Las primeras evidencias son casi tan antiguas como el surgimiento de las civilizaciones. Conocemos utensilios de cobre recocido en Turquía e Iraq, que tienen alrededor de 9 mil años.

Hacia el 3000 AC, se popularizó la técnica de añadir estaño al cobre, una aleación más dura que los dos minerales. Esto desencadenó la llamada Edad de Bronce.

En América del Norte, en la región de los Grandes Lagos, sus habitantes ya utilizaban la técnica de golpear el mineral para darle forma de puntas de flecha desde hace unos 6 mil años.

La cultura Moche, en Sudamérica precolombina, en el siglo IV AC, en la costa norte de Perú, había desarrollado una refinada metalurgia del cobre.

Desde la Edad Antigua, pasando por la Edad Media y hasta llegar al siglo XX, el cobre se popularizó en objetos decorativos, estatuas, como material de construcción y, en monedas. Las catedrales góticas europeas aún conservan grandes campanas, puertas y estatuas, candelabros, braseros, arcas y cofres cuyo componente esencial es el cobre.

En Europa durante los siglos XVII y XVIII, el cobre y sus aleaciones adquirieron gran importancia debido al desarrollo de nuevos artefactos, como los relojes y los instrumentos musicales perfeccionados durante el Barroco. El mundo de la música sería radicalmente distinto a como lo conocemos hoy sin el desarrollo de los llamados «bronces» (trompetas, trombones, tubas, etcétera).

Posteriormente, el desarrollo de los generadores eléctricos en 1831 marcó el inicio de una nueva era para la humanidad y para el cobre, incrementando su demanda y usos de forma explosiva.

Los cables eléctricos, de telefonía, y los productos electrónicos, produjeron que el cobre pasara a beneficiar masivamente a la humanidad.

El mundo sería muy diferente si nunca hubiéramos aprendido a sacar provecho de las propiedades del cobre.

Es importante saber que pese a ser un recurso no renovable, y que las reservas de este mineral están muy lejos de agotarse, el cobre es 100% reciclable y no pierde ninguna de sus propiedades químicas o físicas en el proceso.

El cobre seguirá siendo un importante protagonista de nuestro futuro próximo.

Cobre: Invertir en el futuro del planeta

El cambio climático es real. La pregunta es cómo encontramos materiales súper eficientes que nos ayudan a consumir menos electricidad.

El cobre es uno de esos materiales.

El cobre es fundamental para el desarrollo sostenible, gracias a sus propiedades fundamentales.

El cobre es el mejor conductor no precioso de calor y electricidad, por lo que las cosas que contienen cobre tienden a funcionar de manera más eficiente.

Necesitamos invertir en electrodomésticos y tecnologías eficientes, y los materiales que los hacen más eficientes. El cobre tiene un importante rol a desempeñar.

Si todos los países del mundo establecen estándares mínimos de rendimiento energético, podríamos reducir hasta 1,25 Giga toneladas de CO2 por año, lo que equivale a 500 millones de automóviles de pasajeros retirados de los caminos. La mitad de los autos del mundo.

La eficiencia energética es la forma más económica y rápida para que comencemos a abordar el cambio climático y reducir las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero).

Al mismo tiempo, implica por un lado, ahorrar dinero como consecuencia del costo de energía evitado, y por el otro, ayuda a crear trabajo genuino y a facilitar el autoabastecimiento energético.

Hoy la población mundial es de 7300 millones. La ONU estima que para el 2030 será de 8500 millones.

¿Dispondrá el mundo de la electricidad necesaria para brindar esos servicios?

Todos tenemos un papel que jugar.

La eficiencia energética es necesaria.

El cobre ayuda a que el mundo sea más sostenible.

Fuentes: Copper Alliance y Sustainable Copper.

El Cobre y el mundo moderno

Los seres humanos hemos estado utilizando cobre durante más de 5000 años, y hoy lo hacemos de maneras nuevas y excitantes.

 

Vehículos eléctricos EV’s.
La eficiencia es una parte muy importante de lo que se necesita para fabricar un gran motor eléctrico, y el primer lugar en el que hacemos un motor más eficiente es usando más cobre. A medida que usamos más cobre, significa un costo de energía más bajo durante el ciclo de vida del motor.

 

Medicina.
A nivel mundial, sabemos que más de 1000 personas morirán cada día por una infección hospitalaria.
Colocar estratégicamente cobre en áreas críticas alrededor de los pacientes, reduce la concentración de bacterias en un 99,9%, por ser el cobre antimicrobiano, y las tasas de infección caen en picada.

 

Medio Ambiente.
El cambio climático es real. No hay dudas al respecto. La única pregunta es cuál es el camino más prometedor para hacer algo al respecto, y la respuesta es la eficiencia energética. El cobre hace que los productos sean más eficientes. El cobre ayuda a que nuestro mundo sea más sostenible.

 

Energía.
Es absolutamente vital que la tecnología de energía renovable se desempeñe al más alto nivel posible y al menor costo. El cobre es esencial para el futuro de la energía renovable, porque el cobre es uno de los conductores termoeléctricos más eficientes que existen, y es una parte vital de nuestro futuro en energía renovable. El cobre hace que la energía renovable funcione mejor.

 

Construcción.
La demanda de energía está creciendo, especialmente en el mundo en desarrollo, donde la mitad de los edificios aún no se han construido. Los edificios consumen alrededor del 40% del consumo de energía primaria en todo el mundo. Mientras más cobre se use en un edificio, más energéticamente eficiente es. El cobre hace más con menos energía.

 

El cobre hace que el mundo funcione mejor.

Fuentes:
Copper Alliance
Sustainable Copper

Los metales presentes en la vida diaria

Los metales descubiertos por los exploradores de minerales y producidos a partir de la minería no sólo proporcionan las necesidades básicas para la vida moderna, sino también muchas de las cosas críticas de las que dependemos diariamente -como la producción de alimentos, los sistemas de transporte, las computadoras, los equipos médicos y las redes eléctricas y de comunicaciones, y la vivienda, por nombrar algunos.

Es difícil imaginar un mundo sin ellos.

Los productos de la minería van más allá de la energía y los metales preciosos. Desde los teléfonos inteligentes hasta los métodos de transporte, los elementos derivados de la minería nos rodean.

¿Dónde se ve la utilización de metales?

1. En electrónica.
La electrónica depende en gran parte de la electricidad para funcionar. Utilizamos muchos productos electrónicos como TV, móviles, computadoras, heladeras, etc. en la vida cotidiana. Estos aparatos electrónicos utilizan metales en el cuerpo para diferentes propósitos. Pero uno de los objetivos clave es facilitar la transferencia de electricidad. Dado que los metales son buenos conductores, los metales como el cobre y el plomo son ampliamente utilizados. Tal vez sin metales, la electrónica no habría progresado tanto.

2. En medicina.
Los metales están disponibles como micro-elementos en nuestro cuerpo. Son necesarios para la conducción de los impulsos nerviosos, para transportar oxígeno por la sangre, para facilitar las reacciones enzimáticas y más. Por lo tanto, los metales se utilizan en medicina para curar cualquier enfermedad de deficiencia de micronutrientes en seres humanos y animales. Por ejemplo, el hierro es una parte de la hemoglobina una biomolécula. Por lo tanto, se utiliza como sulfato ferroso para curar algunas formas de anemia.

Del mismo modo, cualquier metal constituye un micro-esencial llamados «oligoelementos» en el cuerpo. Son parte de pocas enzimas y co-enzimas o en forma de electrolitos. Están presentes en cantidades muy pequeñas tanto en plantas como en animales. Los ejemplos incluyen sodio (Na), potasio (K), magnesio (Mg), Ni, Cu, Co, etc.

Además, los metales como titanio, aluminio, magnesio son ampliamente utilizados en la medicina como antiácidos. Se estudian especialmente en química inorgánica.

Asimosmo, muchas herramientas utilizadas en medicina como bisturíes, tijeras, agujas, cuchillas quirúrgicas están hechas de metales. Se utilizan ampliamente debido a su dureza y capacidad de esterilización a altas temperaturas.

3. En la construcción.
Los metales como el hierro y el acero son ampliamente utilizados en construcciones de edificios y viviendas. Su fuerza y capacidad para soportar pesos pesados los hacen preferidos en la construcción. Se utilizan comúnmente en techos de hormigón armado, pilares, cimientos, cercas, etc.

4. En joyería.
Los metales como el oro, la plata, el platino, el cobre son ampliamente utilizados en joyería. Estos metales son simbolizan estatus financiero y por lo tanto de alto precio.

5. En maquinaria y automóviles.
Muchas máquinas y automóviles están hechos de metales extensivamente. Se prefieren los metales que pueden soportar altas temperaturas y presiones durante el trabajo. El metal de uso común es hierro, acero, aluminio, etc, por lo que las grúas, molinos, satélites. Las máquinas y automóviles incluyen vehículos de rutas, ferrocarriles, aviones, cohetes, etc.

6. En agricultura.
La agricultura requiere muchas herramientas de metal para labranza del suelo, el corte, la siembra de semillas, etc La mayoría de los equipos agrícolas están hechos de metales como hierro, acero, etc. Se pueden utilizar en condiciones húmedas y secas como se requiere en la agricultura.

7. En la cocina.
Los utensilios se fabrican de metales como el acero, el aluminio y el cobre. Estufas, hornos, cuencos, cucharas, cuchillos utilizados en la cocina son de metal.

8. Muebles.
Incluso algunos muebles caseros están hechos de metal en lugar de madera. Los ventiladores, soportes, armarios, cajones son en su mayoría de metal.

9. Sistemas de seguridad.
Los metales juegan un papel importante en los sistemas de seguridad.
Los metales se utilizan en la fabricación de cerraduras, armarios, cajas fuertes, armarios para almacenar artículos valiosos. Se utilizan para prevenir el robo o cualquier extravío.

10. Mercado de lingotes.
Los metales juegan un papel clave en la economía. Muchas personas invierten en metales y los mercados de lingotes como refugio para su dinero.
La economía de muchos países depende de las exportaciones de metales minerales.

Además, el tungsteno es un metal utilizado en bombillas y tubos eléctricos para generar luz estable. Se prefiere sobre otros metales porque puede soportar la alta temperatura generada debido a la resistencia a la electricidad. Del mismo modo, el mercurio que es un líquido a temperatura ambiente se utiliza en los termómetros para registrar las temperaturas diarias. Su capacidad para contraerse y expandirse con una pequeña variación en las temperaturas lo hace preferible.

Debido a tantos usos comunes de los metales, hay una división separada de la ciencia y la tecnología como la metalurgia para explorar mejores combinaciones de metales y también utiliza.

El cobre es clave para las redes eléctricas modernas

Se está construyendo una nueva infraestructura eléctrica en el mundo, y el cobre juega un rol protagónico en su desarrollo.

Nos estamos alejando de las enormes y remotas plantas eléctricas de las grandes generadoras, hacia miles de recursos energéticos distribuidos, situados cada vez más cerca de los usuarios finales de energía.

La nueva infraestructura eléctrica incluye microgrids para ciudades, comunidades, instituciones públicas, instalaciones comerciales, universidades y comunidades remotas.

Al mismo tiempo, estamos evolucionando de una red pasiva unidireccional, hacia una «red inteligente», en la cual los datos sobre generación y uso fluyen entre los centros de control y usuarios finales.

De esta manera, es posible hacer ajustes inteligentes para equilibrar la energía eléctrica en la red, tanto a nivel local como regional.

Asimismo, la tendencia en microgrids es una mayor utilización de fuentes de energía alternativa, como la energía eólica y solar, incluyendo el uso de sistemas de almacenamiento de energía y el uso de plantas de combustión de combustibles fósiles para cuando las alternativas no están disponibles.

La revolución energética que estamos viviendo aumentará drásticamente el uso de cobre en todos los niveles.

Afortunadamente, el cobre instalado en las redes actuales no es consumido por la generación y distribución de electricidad. El cobre es el metal más reciclable del mundo, y puede ser utilizado y reutilizado sin perder sus propiedades como la alta conductividad, durabilidad y eficiencia energética.

Las inversiones en las redes eléctricas modernas y la instalación de cobre en ellas contribuye a una infraestructura energéticamente eficiente y sostenible, que establecerá el estándar para satisfacer las necesidades de energía en las economías en todo el mundo.

Smart Grids

Un aspecto fundamental de las nuevas redes eléctricas, es la llamada «Smart Grid» o «red inteligente».

Una Smart Grid implica la utilización de sistemas computarizados de control remoto y automatización.

Estos sistemas son posibles gracias a la tecnología de comunicación bidireccional y al procesamiento informático que se utiliza hace décadas en otras industrias.

Ofrecen muchos beneficios a las utilities y a los consumidores, siendo la más evidente la mejora en eficiencia energética.

La nueva infraestructura eléctrica será más segura, confiable y eficiente que nunca. Y claramente va a utilizar mucho cobre.

Se requerirá la utilización de más cobre en equipos como:

• switching y monitoreo de cargas eléctricas, que serán controladas digitalmente para balancear la oferta y la demanda en tiempo real;
• recolección de energía de muchas fuentes de generación distribuida, descentralizando la generación de energía y creando plantas virtuales de energía; y
• en los sistemas de almacenamiento de energía, que permitirán solucionar cambios en la oferta y demanda eléctrica.

El establecimiento de una red de microgrids requiere de equipos y tecnología especial para agregar energía eléctrica a partir de muchas fuentes de generación distribuida interconectados, distribuir esa energía de nuevo en la microgrid, y cargar el exceso de energía a la red.

La electrónica digital moderna y los dispositivos eléctricos especializados, junto con cables de cobre, barras colectoras, transformadores y switchs serán parte integral de la revolución energética.