Bastón blanco para ser visto

Las personas no videntes, gracias al progreso de las tecnologías y diferentes herramientas, han logrado una mayor autonomía en los últimos años. Uno de sus grandes aliados es el bastón blanco, fabricado desde hace décadas con partes de aluminio.

Existen diferentes tipos de bastones: algunos de ellos son plegables, otros rígidos, y su tamaño depende de la practicidad y usos que la persona busca darle. Suelen tener en la parte inferior del mismo una puntilla metálica rodante.

Su característica más importante es, sin dudas, su color blanco, el cual permite a los transeúntes facilitar el paso a las personas no videntes, e inclusive brindar ayuda en cruces peatonales, ascenso y descenso de transporte público, etc.

La creación del bastón blanco suele atribuirse al fotógrafo inglés James Biggs, quien simplemente pintó de blanco un bastón común para ser distinguido luego de perder la vista en un accidente en 1921.

Otros consideran que el bastón blanco fue obra del político e inventor argentino José Mario Fallótico en 1931.
De una manera u otra, su popularización llegó en 1931 gracias a una campaña llevada a cabo por el francés Guilly d’Herbemont y, posteriormente, por la BBC.

El bastón ha ayudado a miles de personas con problemas visuales a tener autonomía gracias a la liviandad y resistencia del aluminio.
A través de la minería, ejecutada con cuidado por el entorno y bajo severas normas internacionales, el aluminio llega a los fabricantes de bastones para brindar una mejor calidad de vida a los no videntes.

Esta entrada ha sido posteada a lunes, abril 4th, 2016 en 6:00 am y archivado enMinería en nuestra vida. Usted puede seguir este post por medio de RSS 2.0 feed. Usted puede dejar una respuesta, o trackback desde su propio sitio.

 

Dejar una respuesta

Usted debe estar logeado para ingresar un comentario.