El cobre es clave para las redes eléctricas modernas

Se está construyendo una nueva infraestructura eléctrica en el mundo, y el cobre juega un rol protagónico en su desarrollo.

Nos estamos alejando de las enormes y remotas plantas eléctricas de las grandes generadoras, hacia miles de recursos energéticos distribuidos, situados cada vez más cerca de los usuarios finales de energía.

La nueva infraestructura eléctrica incluye microgrids para ciudades, comunidades, instituciones públicas, instalaciones comerciales, universidades y comunidades remotas.

Al mismo tiempo, estamos evolucionando de una red pasiva unidireccional, hacia una “red inteligente”, en la cual los datos sobre generación y uso fluyen entre los centros de control y usuarios finales.

De esta manera, es posible hacer ajustes inteligentes para equilibrar la energía eléctrica en la red, tanto a nivel local como regional.

Asimismo, la tendencia en microgrids es una mayor utilización de fuentes de energía alternativa, como la energía eólica y solar, incluyendo el uso de sistemas de almacenamiento de energía y el uso de plantas de combustión de combustibles fósiles para cuando las alternativas no están disponibles.

La revolución energética que estamos viviendo aumentará drásticamente el uso de cobre en todos los niveles.

Afortunadamente, el cobre instalado en las redes actuales no es consumido por la generación y distribución de electricidad. El cobre es el metal más reciclable del mundo, y puede ser utilizado y reutilizado sin perder sus propiedades como la alta conductividad, durabilidad y eficiencia energética.

Las inversiones en las redes eléctricas modernas y la instalación de cobre en ellas contribuye a una infraestructura energéticamente eficiente y sostenible, que establecerá el estándar para satisfacer las necesidades de energía en las economías en todo el mundo.

Smart Grids

Un aspecto fundamental de las nuevas redes eléctricas, es la llamada “Smart Grid” o “red inteligente”.

Una Smart Grid implica la utilización de sistemas computarizados de control remoto y automatización.

Estos sistemas son posibles gracias a la tecnología de comunicación bidireccional y al procesamiento informático que se utiliza hace décadas en otras industrias.

El cobre es clave para las redes eléctricas modernasOfrecen muchos beneficios a las utilities y a los consumidores, siendo la más evidente la mejora en eficiencia energética.

La nueva infraestructura eléctrica será más segura, confiable y eficiente que nunca. Y claramente va a utilizar mucho cobre.

Se requerirá la utilización de más cobre en equipos como:

• switching y monitoreo de cargas eléctricas, que serán controladas digitalmente para balancear la oferta y la demanda en tiempo real;
• recolección de energía de muchas fuentes de generación distribuida, descentralizando la generación de energía y creando plantas virtuales de energía; y
• en los sistemas de almacenamiento de energía, que permitirán solucionar cambios en la oferta y demanda eléctrica.

El establecimiento de una red de microgrids requiere de equipos y tecnología especial para agregar energía eléctrica a partir de muchas fuentes de generación distribuida interconectados, distribuir esa energía de nuevo en la microgrid, y cargar el exceso de energía a la red.

La electrónica digital moderna y los dispositivos eléctricos especializados, junto con cables de cobre, barras colectoras, transformadores y switchs serán parte integral de la revolución energética.

Esta entrada ha sido posteada a Miércoles, Marzo 15th, 2017 en 6:00 am y archivado enMinería en nuestra vida, Tecnología. Usted puede seguir este post por medio de RSS 2.0 feed. Usted puede dejar una respuesta, o trackback desde su propio sitio.

 

Dejar una respuesta

Usted debe estar logeado para ingresar un comentario.