El cobre y la reducción del dióxido de carbono

El cobre y la reducción del dióxido de carbono

El dióxido de carbono o CO2 es un elemento nocivo que se genera, sobre todo, por el uso de combustibles fósiles como el petróleo.
Por eso, los automóviles que funcionan con nafta, un derivado del petróleo, son uno de los principales responsables de las emisiones de CO2.
Gracias al cobre, es posible aminorar esa consecuencia.

Kyoto

La emisión de CO2 constituye uno de los problemas ambientales más serios.
En el 2000, representó, solo en Europa, el 82% de las emisiones de gases que producen el llamado “efecto invernadero”.
A través del Protocolo de Kyoto, suscripto en 1997, la Unión Europea asumió la responsabilidad de reducir las emisiones de esos gases en un 8% entre el 2000 y el 2012, en comparación con los niveles de 1990.

Cuatro virtudes

Para lograr ello, los países de la Unión trabajaron y trabajan en tres áreas: el consumo de combustible, las emisiones de combustible gy los nuevos tipos de propulsión limpia –como el biodiesel–.
Y aquí el cobre juega un papel prioritario.
Su presencia, tanto como metal aislado como en sus diversas aleaciones, es vital debido que posee cuatro virtudes: resulta un óptimo conductor de la electricidad y del calor, su peso es reducido, es fácilmente maleable y cuenta con una alta posibilidad de reciclado.
Así, el cobre aparece en los componentes mecánicos y electromecánicos de los vehículos más modernos del presente. Y que, seguramente, serán los autos del futuro.

Fuentes

.  “Cobre juega rol clave en autos del futuro”.

. “Más cobre, mejores autos”.

Esta entrada ha sido posteada a viernes, septiembre 16th, 2011 en 11:52 am y archivado enMinería en nuestra vida, salud. Usted puede seguir este post por medio de RSS 2.0 feed. Usted puede dejar una respuesta, o trackback desde su propio sitio.

 

Dejar una respuesta

Usted debe estar logeado para ingresar un comentario.